CÓMO INFLUYEN LOS COLORES EN LA FELICIDAD Y EL BIENESTAR DE LAS PERSONAS

CÓMO INFLUYEN LOS COLORES EN LA FELICIDAD Y EL BIENESTAR DE LAS PERSONAS

Los colores pueden afectar nuestras emociones y nuestro comportamiento más de lo que creemos, y además pueden afectar incluso nuestro bienestar y nuestra salud.

Es evidente que la visión de determinados colores y de determinadas combinaciones de colores proporciona una determinada información al cerebro que al procesarse genera ciertas respuestas emocionales, psicológicas y físicas. Estas respuestas están condicionadas por la memoria, por las experiencias previas, y sobre todo por las gamas cromáticas a las cuales nos tiene acostumbrados la naturaleza.

Por ejemplo, la contemplación de un cielo azul proporciona una respuesta determinada, que además es diferente a la que se obtendría si se observara un cielo rojo. Por otro lado, un alimento de color azul nos generaría repulsa y difícilmente lo comeríamos, ya que no hay en la naturaleza prácticamente ningún alimento de este color. En cambio, un alimento de color rojizo o crema nos animaría a comerlo, lo que explica la gama cromática de los colorantes alimenticios, y el colorido de los restaurantes.

A continuación les compartimos los efectos que tienen los colores en las personas y como se tendría que considerar su aplicación a la hora de diseñar nuestros espacios.

BLANCO: El blanco aporta vitalidad y fuerza. Su cercanía alegra el ánimo y remedia estados depresivos. Su influencia favorece la asimilación y la tonicidad del cuerpo. También se le otorgan poderes bactericidas. El color de la pureza.

 

 

 

 

 

 

NEGRO: El color negro tiene cierto poder depresivo, e incita a a tristeza y al pesimismo, en algunos casos. Sin embargo, funciona como un buen contrapunto aportando cierto grado de equilibrio emocional. De igual forma, favorece el sueño y a relajación de cuerpo y mente.

 

 

 

 

 

 

 

 

AZUL: El azul estimula la calma antes que nada, así como brinda una sensación de pureza y relax, por lo que resulta un color ideal para el baño, zonas de estudio o espacios retirados. También podemos encontrar entre sus facultades algunas propiedades curiosas como la de ayudar a bajar de peso, ya que se considera que el azul posee un efecto inhibidor del apetito.

 

 

 

 

 

 

ROJO: Tal vez habrás notado que en ocasiones, el rojo es un color reavivador y energizante, que despierta todo tipos de deseos en la persona, desde los relacionados con el apetito, hasta los sexuales, habiéndose constatado incluso que bajo la influencia del color rojo, el organismo genera más adrenalina, lo cual estimula la energía y la actividad.

 

 

 

 

 

 

 

VERDE: Representa principalmente la concentración y la tranquilidad, propiciando el equilibrio emocional de las personas y mejorando su rendimiento, por lo que es un color muy utilizado para decorar las bibliotecas, despachos u oficinas, ya que brinda un fuerte estímulo para lo que tiene que ver con el trabajo mental.

 

 

 

 

 

 

 

NARANJA: Este resulta un tono ideal para decorar el living o sala de estar ya que sube el estado de ánimo y estimula las relaciones sociales, así como brinda una sensación de alegría general, todo lo cual posibilita las actividades que se practican en cualquier living, como recibir visitas o charlar con amigos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ROSA: Aquí nos encontramos en la ternura y la sensibilidad, siendo el rosado un color que inspira seguridad y confianza, por ello se lo suele asociar con la decoración de los ambientes infantiles; sin embargo también podemos aplicarlos sobre diversos puntos de la casa a través de pequeños detalles, como una lámpara o un cuadro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AMARILLO: Este tono es energizante y estimulante de la concentración, por lo que puede servir para pintar o decorar a través de algún elemento los espacios que se utilizan para estudiar o trabajar, pero ten en cuenta que un exceso de amarillo puede generar un efecto de pesadez y agotamiento en la persona.

 

 

 

 

 

 

 

 

De un modo u otro, los colores ejercen una enorme influencia sobre nuestro bienestar y sobre nuestra felicidad, por lo que deberíamos rodearnos de espacios convenientemente coloreados para tal fin. No hay que olvidar que permanecemos una gran cantidad de tiempo en el interior de espacios arquitectónicos, por tanto, su color, y el color del mobiliario nos influirán con mayor intensidad.

No hay una respuesta universal al color, y cada persona puede reaccionar de un modo ligeramente diferente, en base a sus propias experiencias y preferencias personales. Sin embargo, existen ciertos variantes generales que se deben tener muy en cuenta a la hora de realizar un correcto diseño arquitectónico. Estos invariantes proceden de las determinadas manifestaciones de color de la Naturaleza, y también de las experiencias culturales de una determinada comunidad.

Por ello, deben tenerse muy en cuenta las necesidades particulares de una determinada persona, o grupo de personas, con el fin de crear la combinación cromática adecuada, capaz de proporcionar su felicidad.

Conoce nuestros proyectos en www.enviarquitectos.com

Leave a Reply